Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 
 
 
 

Items filtered by date: Octubre 2015
Sábado, 31 Octubre 2015 12:18

la tortuga "altamente efectiva"

¿Conoces los 7 hábitos de la gente altamente efectiva?

Te los muestro a través de este maravilloso cuento...

La tortuga Paracaidista

La tortuga Paracaidista vivía en un bosque. Allí tenía todo lo necesario: maleza con la que protegerse, un río donde bañarse y alimentarse, incluso un claro donde tomar el sol. Tenía, en suma, todo lo que necesita una tortuga para ser feliz. Sin embargo, Paracaidista tenñia un anhelo superior.

Cada cierto tiempo se veía pasar una avioneta por el cielo y la gente se tiraba. Yla tortuga soñaba con imitarlos. Sí, la tortugaq quería ser paracaidista. De ahí su nombre.

Un día estaba Paracaidista dándose un baño en el río cuando vió venir un pez muy apetitoso. Se acercó para comñerselo pero é, al ver sus intenciones, se paró y le dijo:

  • ¡Espera!, ¿qué haces?
  • Pensaba comerte - contestó Paracaidista- Tengo hambre.
  • Entonces no podré contarte lo que sé -replicó el pez.
  • Un pescado que sabe cosas, Interesante. Cuéntame.
  • Sé que eres la tortuga que llaman Paracaidista. Vengo de la parte alta del río y allí, ¿sabes qué he visto? Una pista desde la que despegan los aviones que llevan a los paracaidistas. Si en lugar de estar aquí, comiendo peces indefensos, remontas el río, podrás cumplir tu sueño.

Esto hizo reflexionar a Paracaidista, momento que aprovechó el pez para salir por aletas. Finalmente Paracaidista exclamó:

  • ¡Caparazones! Tiene razón el pez. He de ir río arriba.

Y así fué como se puso en marcha la tortuga. Llevaba un buen rato caminando por el bosque cuando oyó que alguien le hablaba:

  • ¡Hola! ¿Puedes ayudarme? ¡Socorro!

Paracaidista alzó la cabeza y vió un Hada atrapada en una tela de araña. En realidad, nunca había visto un hada, pero sabía que esa criatura no era una araña.

  • Vaya, no eres una araña -dijo la tortuga.
  • Veo que eres muy observadora - replicó el hada.
  • Y si no eres una araña, ¿qué haces una tela?
  • Soy un hada. Iba volando, revisando las flores del bosque y ¡plaf!, me quedé aquí colgada.
  • ¿Y la araña?

El hada empezaba a impacientarse.

  • La araña debió abandonar la tela por puro aburrimiento. Oye, ¿podrías ayudarme a bajar, por favor?

Paracaidista podía, así que con firmes mordiscos rompió la tela y liberó al hada.

  • Muchas gracias, tortuga...
  • ...Paracaidista. Me llamo paracaidista porque quiero ser paracaidista. Voy río arriba en busca donde está la pista donde está el avión que me llevará arriba, al cielo.
  • ¿Y tu paracaídas?

La tortuga se quedó pensativa. No había pensado en eso. ¡Caparazones!

  • ¿Qué clase de paracaidista voy a ser sin paracaídas?

El hada vió la indecisión en su cara y le respondió:

  • No te preocupes. Tú me has ayudado a mí y es justo que yo te ayude a tí. No puedo acompañarte río arriba, pero puedo conseguirte el paracaídas más bonito del mundo.

Dicho esto, sacó su varita y teje que te teje fué reuniendo un gran montón de flores con las que hizo un gran paracaídas.

  • Muchas gracias, hada -le dijo Paracaidista cuando se lo entregó.

Tras esto, el hada continuó con su labor por el bosque y la tortuga retomó su camino río arriba. Así consiguió su paracaídas.

Pasó un rato antes de que un ruido la asustara, por lo que se metió corriendo en su caparazón. Pasado el susto inicial sacó la cabeza, poco a poco, para identificar el origen del sonido. Era una abeja que estaba llorando. Paracaidista sí había visto abejas antes, ya que revoloteaban por todo el bosque y a veces se le posaban y le habñian cosquillas en el caparazón.

  • ¿Qué te ocurre, abeja?, ¿por qué lloras? -preguntó la tortuga.
  • Me he perdido -respondió la abeja-. Hoy era mi primera salida de la colmena para recolectar polen y me he perdido -continuó entre sollozos.
  • Yo estoy buscando la pista de donde despegan los aviones de los paracaidistas. Si quierres, puedes venir conmigo y así somos dos buscando -ofreció Paracidista-. Estar perdido es mejor con compañía.

La abeja aceptó y acompañó a la tortuga en su viaje, fijándose bien por si reconocía el camino para volver a casa.

Llevaban un buen rato así, la tortuga con su caminar y la abeja con su revoloteo, cuando empezaron a oir un fuerte zumbido.

  • ¡La colmena! -exclamó la abeja.

Efectivamente, entre el ramaje de un espléndido árbol había una colmena. Las abejas se inquietaron al ver a Paracaidista, porque las abejas son muy sensibles y piensan que todos los demás son ladrones que quieren su miel, la cera o cualquiera de los otros productos que guardan allí. Podrían haberla atacado, perro por fortuna su amiga no perdió el tiempo y saludó a las abejas así:

  • ¡A de la colmena! ¡He vuelto! Soy Bzzzzzbzz, que me perdí y esta tortuga me ha ayudado a regresar.

Esto tranquilizó a las abejas con respecto a Paracaidista, se alegraron mucho por recuperara Bzzzzzbzz e incluso salió la reina a dar las gracias a la tortuga...

  • ... Paracaidista, majestad. Mi nombre es Paracaidista porque quiero ser paracaidista. Precisamente voy río arriba en busca de...

La abeja reina se echó a reir al oir el discurso de la tortuga. Al ver que no entendía el motivo de la risa, le explicó:

  • No necesitas buscar más, Paracaidista. Nosotras podríamos volar cargando contigo y después soltarte. Mas no tienes paracaídas...
  • Sí tengo -interrumpió Paracaidista mientras sacaba su paracaídas de flores-. Tengo éste que me entregó un hada del bosque.

La reina y todas las abejas miraron con asombro el paracaídas. ¡Flores! La reina habló de nuevo:

  • Sea. Te ayudaremos. Aunque antes debo pedirte otro favor. Déjanos recolectar el polen de tun paracaídas. A ti no te sirve y a nosotras nos servirá para el próximo invierno.

Paracaidista no tuvo que pensárselo mucho, así que las abejas primero recolectaron todo el polen de las flores y después, no sin cierto esfuerzo, se elevaron hacia el cielo cargando con la tortuga. A una buena alturala soltaron y Paracaidista pudo gritar ¡Quelónido! mientras tiraba de su paracaídas.

Llegó sana y salva al suelo del bosque y se convirtió así, por derecho, en la tortuga Paracaidista.

Si alguna vez vas por el bosque y ves un enjambre de abejas cargando con una tortuga con un paracaídas de flores, no lo dudes, es Paracaidista.

 

Cuento escrito por Carlos Cortés del Valle

 

 

 Ahora te sugiero un ejercicio....

Vuelve a leer el cuento y encuentra los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, que son:

  1. ser proactivo
  2. comenzar con un fin en mente
  3. poner primero lo primero
  4. pensar "ganar-ganar" (todas las partes ganan)
  5. buscar primero entender, luego ser entendido
  6. sinergizar - crear alianzas
  7. afilar la sierra. Renovarse. Evolucionar

¿Los has encontrado?

¿Cuáles forman ya parte de tus hábitos?

¿Cuáles te faltan?

¿Te ha gustado esta historia? si es así compártela con tus amigos, y déjame tus comentarios. Será un placer saber de ti.

 

 

Solicita el Ebook Gratuito "Primeros Pasos hacia la Paz Interior"

Una sencilla guía de 5 pasos para personas que desean empezar a caminar hacia sí mismas conectando con la paz interior

   Recibe un fuerte y cálido abrazo de luz

Guardar

Guardar

Published in cuentos

Me llama la atención la cantidad de personas que me comentan lo mismo: "me siento el raro de todas partes".

¿Cuántas veces has tenido la sensación de estar fuera de lugar, de ser un "ser azul" en medio de "seres verdes"? Y terminar asumiendo que hay algo en ti que no está bien, que debes adaptarte, ser como los demás, olvidarte de todo eso que te hace ser diferente para poder ser uno más, aceptado, amado... Y acabas disfrazado con un traje verde, asumiendo la identidad de tu entorno, viviendo la vida que se supone te hará feliz, haciendo lo que se espera de ti, tratando de amar tu disfraz y vivir acorde a él.

Cada vez que haces el ademán de salirte de tu piel verde, alguien se burla de ti, incluso una vocecilla de tu cabeza te dice: ¿adónde vas? pero ¿ tú que te crees que eres?

¿Alguna vez te ha pasado que piensas que estás absolutamente solo con esa sensación incómoda de saber que hay algo en ti que quiere salir y que es diferente a como se supone que deberías ser? ¿Alguna vez te ha pasado que miras a tu alrededor y te convences de que el "marciano" eres tú? Que cuanto menos se te note, más posibilidades tienes de ser feliz, viviendo como los demás, haciendo las cosas como los demás... aprendiendo a vivir con tu ser escondido, callado, apartado de todos incluso de ti mismo, encerrado en el fondo de tu disfraz, en la oscuridad...

A la hora en que lees estas líneas... ¿Crees que todavía vives disfrazado o eres quien eres, libre y consciente de quién eres? ¿Has aprendido a amar tus "rarezas", las has mostrado al mundo y luces con orgullo tu piel azul?

Muchas veces nos pasa lo mismo que a esas personas que tienen la sensación de ser "las raras en todas partes". De tener inquietudes que nadie más tiene o comparte. De querer hacer algo más en la vida, de ser mucho más de lo que conozco de mí mismo.

Renunciar a uno mismo tiene consecuencias y en ocasiones éstas pueden ser muy graves. Puedes disfrazarte y vivir una vida de mentira, adaptado al medio, haciendo lo correcto, siendo uno más... pero quien realmente eres NUNCA se olvida de quién eres ni de aquello que has venido a hacer, y constantemente te hará llamadas de atención. Puede hacerlo por medio de tu cuerpo y manifestarte tu real malestar por medio de enfermedades que dependiendo de tu grado de desconexión podrán ser más suaves o más importantes. Constantemente tenderá a hacerte volver a ti. A tu esencia, a tu verdad, a tu naturaleza, a tu propósito. Porque tú no has nacido para vivir disfrazado, para vivir escondido, para ser uno más...

Tú eres único, irremplazable y lo que tú eres capaz de hacer, ¡¡sólo tú puedes hacerlo!!

Renunciar a mostrar quien eres es renunciar a que te amen por quien eres, por cómo eres

Es renunciar a vivir la vida que te mereces, a desarrollar tu potencial, a tener una vida plena. Cuando asumimos que "la vida es así" nos estamos conformando a ser la versión más pobre de nosotros mismos.

 Cuántas veces ocurre que, al atrevernos a salir de la zona de confort en la que vivimos encarcelados por nuestro disfraz, descubrimos  que ¡¡el mundo está lleno de "aldeas azules"!!

 Sí... y lo maravilloso es que el mundo está lleno de personas como tú, que se sienten igual que tú. El problema muchas veces es que igual que tú terminaron asumiendo que lo normal es vivir disfrazado cumpliendo con los estándares, las normas y lo que se esperaba de ellos.

 A veces sólo hace falta que alguien se atreva a quitarse la piel verde que muestre su preciosa piel azul para que otros se sientan seguros de hacer lo mismo. Y es al volver a ti, al volver a ser consciente de quién eres cuando puedes darte cuenta de cuáles son tus verdadedos talentos (¡¡tus súper poderes!!), y qué puedes hacer con ellos, tanto para ti mismo como para los demás.

Cuando uno se da cuenta de que en realidad no es un "ser verde" y que dentro de sí habita un "ser azul", en ese despertar es habitual atravesar un camino de sentir una gran soledad. Créeme... es pasajera... y es necesaria para que puedas tener el espacio y el tiempo para encontrarte contigo mismo, para la escucha interior, para que puedas mantener largas conversaciones con el ser que eres, para que tomes conciencia de SER, de tu instante, de tu vida y hacia dónde deseas dirigir tus pasos.

Si eres de esas personas que se sienten "raras en todas partes", tal vez lo que pase es que te encuentras rodeado de personas que no son afines a ti. Tratando de vivir de una manera que no es la tuya. Tratando de ser feliz con el concepto de felicidad de otras personas.  ¡Las personas a las que te gustaría conocer son las mismas que están deseando encontrarse con alguien como tú!.

Toma conciencia de qué te hace único, en qué eres diferente, especial, cuáles son tus fortalezas, tus talentos y tus súper poderes, e irás perdiendo también la tonalidad azul para irte cubriendo con tus propios colores, con tu propia forma.

Todos somos distintos, todos valemos para algo aunque no todos valemos para lo mismo. Ama "tus rarezas", ellas tienen toda la información que necesitas para tener una vida maravillosa, y recuerda que: tú eres una persona maravillosa

Puedes amar tus "rarezas" o amar tu "disfraz", ¿qué prefieres?

¿Estás dispuesto a seguir renunciando a ti?

¿A qué has renunciado en tu vida por querer ser "normal"?

¿No crees que YA ha llegado el momento de SER libre, de ser TÚ?

 

 

 Espero que te haya gustado y si es así, compártelo con tus amigos.  Si deseas recibir todos mis artículos y publicaciones en tu bandeja de correo, únete a mi lista y llévate de regalo el Booklet "Primeros pasos hacia la Paz Interior".

  Solicítame una entrevista sin compromiso enviando un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y recibirás el formulario para acceder a una de las entrevistas exploratorias que ofrezco a quienes están interesados en trabajar conmigo.

Estas entrevistas son GRATUITAS para las personas que están suscritas a mi página. Si deseas concertar una pero no quieres suscribirte, escríbeme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Te responderé informándote de los pasos a seguir.
  • La entrevista tiene una duración aproximanda de 45 minutos.

 

   Recibe un fuerte y cálido abrazo de luz

  Isabel Cortés del Valle


¡Sígueme en Redes Sociales!
Published in espiritualidad
Lunes, 05 Octubre 2015 08:42

3 principios de la Existencia Consciente

 

1 - Somos seres espirituales teniendo una experiencia física;

No es que algunos tengamos una parte espiritual de la que otros carecen. Hasta la persona que vive absolutamente desconectada de su naturaleza espiritual y se ha centrado en su parte física sigue siendo un ser espiritual. Cuando alguien tiene un “despertar” y toma conciencia de su esencia, es normal que sienta euforia, plenitud, paz... porque es como volver a casa.

Aunque en el plano físico existe la dualidad, y todos somos diferentes, únicos, especiales... en el plano espiritual todos somos iguales. Estamos creados de la misma esencia, la esencia de Dios. Somos como gotas del Océano, que, aunque formamos parte de él, no somos él completamente. Desde nuestra posición de pequeña gotita no podemos comprender toda la grandeza y amplitud de aquello a lo que pertenecemos, aunque en nosotros está esa misma grandeza.

Querer desconectarse del plano espiritual y dedicarse a vivir únicamente la experiencia física equivaldría a querer ser gota en tierra seca. ¿Cuánto tardarías en evaporarte?


2 - El propósito del Alma es evolucionar en el amor;

Para evolucionar necesitamos la experiencia física. Ponernos a prueba. Antes de encarnar elegimos una serie de retos, de experiencias y elegimos también a las personas con las que queremos vivir esa experiencia: nuestros padres, hermanos, parejas... esto quiere decir que: todo aquello a lo que nos enfrentamos en la vida, son situaciones que podemos resolver.

Nunca vamos a elegir dificultades que nos superen, con las que no podamos y para las que nuestra alma no esté preparada. Es al superar los retos cuando evolucionamos, ¿para qué nos serviría ponernos a nosotros mismos situaciones imposibles de superar y llenarnos de frustración?

Pero no podemos evolucionar solos. Necesitamos de los demás, de lo que producen en nosotros al interactuar: emociones, sentimientos, junto a la experiencia de los demás nos motivamos y los demás nos hacen de reflejo de nosotros mismos. Aquello que amamos o despreciamos en otros, es lo mismo que amamos o despreciamos de nosotros mismos.

El alma ama de forma natural. Dios es “El Amor”, y todos aspiramos a vivir en “el amor”. Toda gota desea volver al Océano. Evolucionamos cuando aprendemos a amarnos a nosotros mismos, cuando amamos a los demás, cuando conectamos con la energía del amor y ponemos amor en todo lo que hacemos. Hasta en lo que no nos agrada.

Aquí recuerdo una frase: La felicidad no es hacer lo que amas, sino amar lo que haces.

 

3 - Todos hemos venido a hacer algo;

Nuestro ser espiritual no ha venido al plano físico de paseo... tiene un Propósito. En el punto anterior ya dijimos cuál es el Propósito del Alma: evolucionar en el Amor. ¿Y cómo llevamos ese propósito a la parte física? Imagina que tu alma decide que quiere experimentar el amor desde una perspectiva determinada, y dice: yo he venido a comunicar. Para llevar a cabo ese propósito necesita nacer con una serie de capacidades, de talentos y fortalezas que vayan asociadas a aquello que ha venido a hacer. Por lo tanto tendrá seguramente facilidad de palabra y habrá de aprender a dirigir sus dones hacia su “misión”. ¿Cómo puede hacerlo? Eligiendo aquella actividad o profesión en la que pueda llevar a cabo su propósito: maestro, locutor, conferencista, orador, escritor...

A veces una persona se cuestiona si tiene lo que hace falta para llevar a cabo la finalidad de su vida. En todos los casos la respuesta en SI. Incluso tiene mucho más de lo que se da cuenta. Encarnamos con todo lo que necesitamos para llevar a cabo aquello que vinimos a hacer. Cuando la experiencia se nos antoja difícil, pesada, imposible.... debemos recordar que “en nosotros está todo lo que nos hace falta”.

Muchas personas piensan que han nacido de forma casual, y que la vida no tiene un mayor sentido que el pasar por ella lo mejor posible, buenamente, sin mayores complicaciones. Aprenden a vivir de la forma en la que los han enseñado, viven “haciendo lo que tienen que hacer” según los patrones que marcaron otros, buscando una seguridad y pasar la existencia bien calentitos en la zona de confort. Haciendo lo correcto, lo que se espera de uno, cumpliendo las expectativas de los demás. Desconectados de sí mismos, de su propósito, de su alma, de su naturaleza....

¿Qué pasa? Que el Alma no se olvida de lo que vino a hacer y constantemente busca llamar nuestra atención para que recordemos... Que recordemos quiénes somos, qué hacemos aquí, qué hemos venido a hacer... ¡Nos envía señales todo el tiempo,! a veces las vemos y las seguimos y otras directamente las ignoramos.

 ¿y tú?

¿estás viviendo el Propósito de tu vida?

¿te sientes realizado y conectado a la finalidad de tu vida?

¿qué tan cerca o lejos crees que estás de recuperar tu poder personal para poder cumplir con éxito ese propósito?

 

Si quieres saber cómo puedo acompañarte en la búsqueda de tu Propósito,si deseas más información, te invito a que mires AQUÍ

También puedes enviarme un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y recibirás el formulario para optar a una de las entrevistas exploratorias gratuitas que ofrezco a quienes están interesados en trabajar conmigo.

 

 

Espero que te haya gustado y si es así, compártelo con tus amigos.  Si deseas recibir todos mis artículos y publicaciones en tu bandeja de correo, únete a mi lista y llévate de regalo el Booklet "Primeros pasos hacia la Paz Interior".

   Recibe un fuerte y cálido abrazo de luz

 

 Isabel Cortés del Valle

     Mentoring & Coaching Esencial

 

Published in espiritualidad

separador 01

Contacto

Isabel Cortés del Valle

www.guiadevidaycoaching.com
Isabel@guiadevidaycoaching.com
Telf: 635 058466
Santander - Cantabria

 

Sígueme en R.R.S.S